El Deseo De Aprobación De Los Demás

El Deseo De Aprobación De Los Demás

A veces perdemos mucho tiempo esforzándonos para lograr la aprobación de los demás: amigos, amor de los padres, marido o mujer, hijos, jefe…

Si el deseo desaprobación externa se ha convertido en una verdadera necesidad en tu vida, quiere decir que tienes mucho que hacer en pro de ti mismo.

Podemos empezar entendiendo que la búsqueda de la aprobación externa es un deseo más que una necesidad.

¿A quién no le gusta que lo aplaudan, que lo alaben, que le hagan cumplidos?

Todos nos sentimos bien, excelentemente bien, cuando nos brindan caricias positivas, cuando nos acarician mentalmente.

¿Quién quiere renunciar a esto?

Lo bueno es que no es necesario renunciar a ello, pues la aprobación externa no es un mal en sí misma.

La búsqueda de la aprobación se convierte en algo negativo para nuestro desarrollo cuando se convierte en una necesidad en vez de un deseo.

Si solo deseamos la aprobación es porque nos sentimos felices con la aceptación y el apoyo de los demás

Pero si la necesitamos podemos derrumbarnos y deprimirnos si no la conseguimos.

Necesitamos el apoyo externo para funcionar y si el tercero te desaprueba, te inmoviliza, aunque sea levemente.

Ustedes que están buscando su desarrollo personal, espiritual y que tratan de estar cada día mejor, deben erradicar y deshacerse de la necesidad de la aprobación de los demás sino se exponen a:

1)   Sobrellevar muchas miserias y frustraciones en la vida

2)   Y a incorporar una imagen de persona inexistente, una imagen de una persona que no eres tú.

Recordemos que es imposible vivir en este mundo sin provocar la desaprobación de la gente, y a veces una desaprobación grave.

Hay personas que deambulan por sus círculos sociales sin tener opiniones propias, pues su necesidad de halago es tan fuerte, que constantemente están cambiando de posición, a fin de agradarles a los demás.

Esa persona no existe, solo existen las reacciones frente a los demás, que no solo determinan lo que esa persona siente, sino también lo que piensa y dice. Esa persona es lo que los demás quieren que sea.

Cuando la búsqueda de apoyo es una necesidad, las posibilidades de encontrar gente que te trate con franqueza son escasas, ya que emites señales de que necesitas ser alabado constantemente.

Tú tampoco puedes declarar con confianza lo que piensas, y en cualquier momento de tu vida estás listo para sacrificar tu verdadera personalidad y tus predilecciones.

La necesidad de aprobación se fundamente en una sola suposición:

NO CONFIÓ EN MI MISMO

NECESITO CONFIRMAR TODO CON TERCERAS PERSONAS

Nuestro ambiente cultural tiende a reforzar esta clase de comportamientos

El pensamiento independiente es anti convencional, y enemigo de las mismas instituciones que constituyen el baluarte de la sociedad

Cualquier paso dado en la dirección de la independencia, y a la busqueda de la aprobación propia, es un paso que nos aleja del control de los demás

Como resultado estas actitudes tan sanas son calificadas de egoístas, desconsideradas, indiferentes y así por el estilo, dentro del esfuerzo por mantenernos en una situación de dependencia

Para comprender este cirulo vicioso de manipulación pensemos en la profusión de mensajes culturales de búsqueda de aprobación que empezamos a dirigirnos cuando éramos pequeños, y con los que siguen bombardeándonos hoy en día.

¿Dónde puedo jugar? Hazlo en tu habitación, pero tienes que ordenar primero toda la ropa y luego los juguetes, etc.

¿Qué me pongo? Puedes ponerte lo que quieras. ¿Qué te parece esto mamá? No mi amor, las rayas y los lunares no combinan. Anda a cambiarte y ponte la blusa rosa y lila

Una semana después ¿Mamá que me pongo? Ya te lo he dicho, ponte lo que tú quieras… ¿Por qué me preguntas cada vez?

Debemos saber que por lo menos la mitad de las personas que componen nuestro mundo, va a estar en desacuerdo con al menos la mitad de las cosas que digamos o hagamos.

Y si esto es correcto, siempre tendrás un 50% de posibilidades de incurrir en algún tipo de repulsa o desaprobación, cada vez que expresas tu opinión.

Con este conocimiento, puedes empezar a enfocar de otra manera las actitudes críticas de las demás personas.

Cuando alguno no está de acuerdo con algo que tú dices, en vez de sentirte herido, piensa en que te has encontrado con una de las personas que forman el 50 % que no estará de acuerdo contigo.

Debes saber que digas lo que digas, o pienses en lo que pienses, o hagas lo que hagas, SIEMPRE habrá alguien que no esté de acuerdo contigo, y esta es la mejor forma de salir de la depresión por la no aprobación.

Cuando seas consciente de la posibilidad de la crítica y la esperes, y no te sientas inclinado a ofenderte por ello, dejarás de considerar que el rechazo de un pensamiento o sentimiento tuyo, implica el rechazo a toda tu persona.

No puedes evita la desaprobación de la gente por más que lo intentes.

Por cada opinión que tengas siempre habrá alguien que tenga una opinión exactamente opuesta a la tuya.

Fracis Carpetener cuenta que Lincoln dijo una vez en La Casa Blanca hablando con él:

“Si yo fuera a leer, incluso a contestar todos los ataques que me dirigen, tendría que cerrar esta tienda para ocuparme únicamente de ese negocio.

Yo actuó lo mejor que puedo y mejor me parece, y pienso seguir haciéndolo hasta el final.

Si al final el resultado es bueno, lo que se diga en contra de mi no tendrá ninguna importancia.

Pero si al final el resultado es malo, y aunque diez ángeles jurasen que yo tenía razón, no habría ninguna diferencia, ¡Igual estaría mal!

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Seicho No Ie

Seicho No Ie

Hoy les he traído los artículos de “La ley de la mente” según nos lo presenta la doctrina del Seicho No Ie, que es una filosofía japonesa dirigida al desarrollo de la naturaleza divina que se aloja en el interior de todo hombre

Los 15 principios de esta ley dicen:

1)   APARECERÁ AQUELLO QUE SE PENSÓ: por esto debemos pensar incesantemente en aquello que deseamos y no en lo que no deseamos

2)   NO SE DEBEN PREVER DIFICULTADES PARA LA REALIZACIÓN DEL IDEAL: Debemos descartar el miedo y el recelo, porque eso es como pensar: mi ideal no se realizará

3)   DEBEMOS CREER QUE EL IDEAL YA ESTA REALIZADO: No imaginar dificultades porque sino estas aparecerán. Cuando se diseña en la mente la cosa deseada, esta ya existe en el mundo mental, y la fuerza que hace que las cosas pasen del mundo mental al mundo material es “La ley del universo” (que nosotros conocemos como “La ley de atracción”) y no nuestra propia fuerza. Y la ley del universo se encargará de realizar el ideal, mientras Usted no lo impida.

Estos tres puntos se desarrollan en “El Secreto de la lámpara mágica”

4)   PARA LA REALIZACIÓN DEL IDEAL SE REQUIERE ACCIÓN: Cuando diseñen su ideal en su mente y adquieran la firme convicción de que esto ya está realizado, nacerá en su mente y en la de las otras personas un requerimiento de hacer algo y por lo tanto se deben seguir las intuiciones del subconsciente pues nos llevarán al logro del ideal

5)   SE DEBE TENER CORAJE AL ACTUAR: Si falta la resolución y el coraje para actuar, el ideal no podrá nunca ser realizado

Estos dos puntos se desarrollan más en “Usted Será Rico” y en “El Secreto y La Abundancia

6)   QUIEN ROBA SERA ROBADO Y QUIEN DA RECIBIRÁ: Se debe pensar constantemente en servir al prójimo, en trabajar para el bien del prójimo, en beneficio del prójimo y en darse a sí mismo para la felicidad de los otros. Y entonces seremos bendecidos y apoyados por los otros y automáticamente nos tornaremos felices.

7)   DEBEMOS AGRADECER LA FELICIDAD ACTUAL: Por poco que sea debemos agradecer lo que poseemos. El sentimiento de gratitud sintoniza con las vibraciones de Dios, y tiene el poder de reproducir en nuestra vida todas las cosas buenas que existen en Dios

8)   DEBEMOS AGRADECER A DIOS Y A LOS ANTEPASADOS: El yo del que hoy disfrutamos, partió de Dios y llegó a nosotros con características exclusivas producto de la herencia de generaciones y generaciones de antepasados (tal como puede ver en los artículos de www.transgeneracional.net) y a ellos debemos agradecerles todo lo bueno que somos.

9)   DEBEMOS AGRADECER A LOS PADRES: solo se conoce el amor de los padres cuando se es padre. Debemos recordar todos los días el profundo amor de nuestros padres y agradecerlo en nuestras meditaciones.

10)  ELIMINAR LAS AUTOLIMITACIONES DEL SUBCONSCIENTE: No podemos lograr lo que deseamos si nuestro subconsciente no coincide con nuestro consciente

11)  ABANDONAR EL PENSAMIENTO QUE ESPERA LA ATENCIÓN Y COMPASIÓN DE LOS DEMÁS: Debemos detectar y erradicar los beneficios esperados de nuestra posición de víctima, tales como:

1)   Si estoy enfermo no siento remordimiento si no trabajo

2)   Si estoy enfermo las personas sienten pena por mí y me brindan su atención y cariño

12)  BARRER NUESTRA CONSCIENCIA DE CULPA: La idea de pagar los pecados del pasado a través de la negación de la propia felicidad actual, esta consciencia de culpa, es un profundo freno a las posibilidades creedoras de nuestro subconsciente.

Quien cree que debe redimir sus pecados a través del sufrimiento, o que no merece ser tan feliz porque es un pecador, sufrirás las consecuencias de tal clase de pensamientos.

Por el contrario piensen que Dios es bueno, que Dios nos quiere y que nos salvaremos en el amor, y la vida será tan dichosa como la puedan imaginar

13) ABANDONAR EL CULTO DE LA POBREZA HONRADA: “Pobre pero honesto” es una frase que no justifica nuestro estado de pobreza, sino que lo determina.

Nadie dijo que es incompatible ser rico y honrado ni tampoco que seamos pobres y logremos la salvación de nuestra alma, mientas la riqueza no tome el lugar de Dios.

14)  ALEGRARSE CON LA FELICIDAD DE LOS OTROS: Hay que aprender a disfrutar de la felicidad, el éxito y la salud de los otros, como si fuera nuestra propia felicidad, en vez de pensar “Seguro que ese se volvió rico en forma deshonesta” o “Si esa persona triunfa fa a ser a costa de mi propio triunfo” o “Por qué no me habrá tocado tal cosa a mí que me lo merezco más”.

Esta clase de pensamientos, que niegan el éxito y la felicidad ajenos, niegas a su vez nuestro propio éxito y felicidad.

15) LA MENTE ALEGRE ES LA CONDICIÓN FINAL PARA LA REALIZACIÓN DEL IDEAL: Si odiamos y maldecimos al prójimo esa energía se volverá en contra de la propia persona.

Si bendecimos al prójimo y rezamos por su felicidad y éxito y salud, esa oración se volverá sobre nosotros.

Pero toda creencia será inútil con una mente sombría. Si se pierde la mente alegre, el ideal no se realizará

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Los Fracasados

Los Fracasados

Es indudable que vivimos en una sociedad competitiva, que nos invita constantemente a la lucha por el éxito; pero ¿Qué es el éxito?… Evidentemente la respuesta a esta pregunta puede ser muy diferente para diferentes personas.

Para algunos el éxito consiste en ganar mucho dinero, o tal vez casarse o ascender en el trabajo, o lograr el reconocimiento de la sociedad.

Para algunos otros el existo consiste simplemente en sentirse feliz consigo mismo, en ganar pequeñas batallas emprendidas consigo mismo, o en completar un trabajo cualquiera que han emprendido, sin importar cuán pequeño y poco importante sea para los demás.

Por lo que podemos concluir que la sensación de éxito, no es más que una evaluación subjetiva dependiendo del estado mental de cada uno.

Además es interesante destacar que no importa cuál sea nuestra forma de evaluación, el éxito continuo es imposible, siempre hay algo que no sale exactamente como un lo planea o que nos da mucho más trabajo que el esperado.

Hemos hablado del éxito y su contrapartida es el fracaso, y además algunos no solo consideran que tienen fracasos porque no siempre se puede ganar, sino que se consideran fracasados.

Pero… ¿Qué es un fracasado o una fracasada? ¿Y qué pasa si luego algo les sale bien, o si le salen bien tantas cosas como las que les salieron mal? ¿Les seguiremos llamando fracasados? ¿Cómo podemos saber cuántos éxitos tiene cada uno si el éxito es algo de valoración subjetiva?

Sentirse un fracasado, es entonces algo que está en uno mismo, es solo un estado mental de pensamiento negativo, que no tiene nada que ver con el resto del mundo, ni tampoco con la realidad de la persona hasta la fecha.

Un fracaso es no obtener algo deseado, pero un fracaso o muchos fracasos no convierten en fracasada a una persona, solo se convierte en fracasada cuando deja de intentarlo.

Mientras podamos mantener el entusiasmo y hacer planes, nunca seremos unos fracasados, pero si tú has llegado a sentirte un fracasado, entonces necesitas limpiar tu mente de esa clase de pensamientos, y la mejor forma de hacerlo es escuchando diariamente mi CD llamado El Miedo Al Fracaso que puedes encontrar AQUI

Con mis mejores deseos

Dr. Roberto A. Bonomi

 

Las Excusas

Las Excusas

Cierta vez fue un señor a comprar dos kilos de asado, y cuando se los cortaron y pesaron y llegó el momento de pagar, resultó que este señor no llevaba dinero encima; entonces le empezó a explicar al carnicero por qué había ido a comprar carne sin llevar dinero, y cuando estaba en medio de su explicación, el carnicero le cortó tajantemente y le dijo: discúlpeme señor, yo comprendo que tiene usted buenos motivos para no haber traído su  billetera, pero yo tengo otros clientes que atender.

Y el señor se dio cuenta rápidamente que los argumentos de él eran muy buenos, pero no se puede comprar comida con excusas.

Y resulta que todo aquel que no tiene éxito en la vida, posee un rasgo común y es que conocen todas las razones del fracaso, conocen todas las excusas que justifican su falta de éxito. Pero las excusas no se pueden usar como dinero, y la verdad es que al mundo solo le interesa que le contestemos una pregunta: Ha triunfado Ud. o no?

Las excusas al ser hijas de nuestra imaginación nos producen una fuerte invitación a que las defendamos como valederas, pero debemos recordar a Platón quien nos dijo:

“La mejor conquista es la conquista de uno mismo, y la cosa más vil de todas es ser conquistado por el propio yo”

Siempre encontraremos una excusa valedera para justificar nuestros fracasos, pero si empleamos la misma energía en cambiar este mal hábito, entonces ya no necesitaremos más excusas.

La vida es como una partida de ajedrez en la que nuestro contrincante es el tiempo. Si tardamos en mover nuestras piezas, pronto nos encontraremos sin peones.