Hua Hu Ching

Hua Hu Ching

Contrariamente a lo que se cree, el Tao Te King no es el único libro que escribió Lao Tse ( tal vez 604-531 a.C ).

Son pocos los que saben que en el Hua Hu Chingse han recopilado muchas enseñanzas orales que el Maestro dio para que los contemplativos lograran verdaderos avances en el sendero que conduce a la Iluminación.

El contenido de este libro es algo así, como un mapa de carreteras que el ser humano ordinario puede consultar cuando quiere desplazarse con éxito, por el territorio de lo divino.

En la época en que las luchas políticas chinas se desataron, lectura de este libro estaba prohibida.Es mas en el más álgido de esos momentos,se ordenó que fueran quemados todos los ejemplares.

Si no fuera porque la tradición taoísta establece, que las enseñanzas de más trascendencia deben ser transmitidas oralmente de maestro a discípulo veces de labio a oído, el mundo hubiera perdido la oportunidad de enriquecer su conciencia con la sasbiduria que contiene estos textos.

Los fragmentos que aparecen a continuación fueron tomados de ese magnífico libro.

No te dejes atrapar por superficialidades espirituales,cantar no es más sagrado que escuchar el murmullo del arroyo,pasar entre tus dedos las cuentas de un rosario no es más sagrado que respirar,vestir hábitos religiosos no es mas espiritual que usar ropa de trabajo.

Mejor encuentra satisfacción en la práctica de la virtud.

Si das de manera generosa y anónima, iluminarás tu oscuridad interior y tu virtuosismo se convertirá en santuario que te beneficiará a ti y a los demás.

En el terreno de los pensamientos y de las ideologías nada es absoluto.
La mayoría de las religiones refuerzan los apegos que se tiene a los falsos conceptos.

Si te la pasas rindiendo culto a deidades y a instituciones religiosas como si fueran la fuente de la verdad sutil;colocarás intermediarios entre lo divino y tú y acabarás siendo un mendigo que busca afuera, lo que abunda en el interior de su corazón.

Las técnicas contemplativas que conducen a la inmortalidad y a la Iluminación, sólo pueden ser comprendidas por los que han roto los lazos que los conectan con el espeso reino mundano de la dualidad y de los dogmas.

No traces una línea entre lo que es espiritual y lo que no lo es.Si separas tu vida espiritual de tu vida ordinaria,no estarás en el Sendero.

La suprema verdad no puede expresarse con palabras. Por eso el verdadero maestro no tiene nada que decir y,simplemente, sin preocuparse, se da a sí mismo en el servicio que presta.

Las enseñanzas del Maestro no son la medicina; son sólo la receta.El mentor no te lleva a tu destino,sólo te da el mapa que te servirá de guía para que lo encuentres.

Un ser integral no ambiciona iluminar a los que no son conscientes ni pretende elevar al reino de lo divino a las personas mundanas.Para él no existe yo y el otro;por tanto,no hay nadie a quien elevar.

No creas que alcanzarás la verdad acumulando conocimientos.El conocimiento engendra la duda, y la duda te hace tener hambre de más conocimiento.

Trata de vivir de una manera holística.No exageres la importancia del intelecto:al contrario integra cuerpo, mente y espíritu en todas las cosas. Si lo haces llegarás a ser maestro del conocimiento, en lugar de ser victima de los conceptos.

Si la mente, el cuerpo y el espíritu no están igualmente desarrollados y plenamente integrados, no se alcanzará ninguna cima espiritual. Por eso las religiones y las ideologías extremistas no dan fruto.

De la misma manera que todo está bien en las riberas cuando el río fluye claro y limpio sobre el cause apropiado, así tu vida estará llena de armonía si ejerces control sobre tu mente.

La conciencia total y la completa iluminación no se alcanza sin una disciplina y una práctica apropiada.

Si quieres superarte, no realices prácticas y disciplinas parciales. Del mismo modo que no se conoce al cuerpo estudiando al dedo, no se entenderá al Universo estudiando una sola ciencia.

El ansia de iluminación y de inmortalidad no es diferente al ansia de riquezas materiales.

No creas que porque meditas silenciosamente estas clarificando tu mente.
La claridad de la mente no se alcanza con sólo huir del mundo.

Cuando honres a tus padres, ames a tus hijos, ayudes a tus hermanos, seas leal con tus amigos, cuides a tu pareja con devoción, trabajes con alegría y asumas tus responsabilidades; cuando practiques la virtud sin exigirla primero a los demás; aunque comprendas las verdades supremas, mantengas una forma ordinaria de proceder, entonces- y sólo entonces- habrá claridad en tu mente y sabrás que tu forma de meditar es la correcta.

Pensar en el Sendero y hablar de él no es lo mismo que trillarlo.

¿Acaso alguien se convierte en buen jinete porque habla de caballos?

Tu naturaleza y la naturaleza entera del Universo son la misma cosa: indescriptibles pero eternamente presente. 

El ego te hace creer que el mundo es vasto y las partículas minúsculas; pero la verdad sutil es que el mundo y la partícula son lo mismo: ni el uno es vasto ni la otra minúscula.

Es parte de ley cósmica que lo que digas y lo que hagas determinará lo que suceda en tu vida.

Si defiendes una idea, otro luchará contra ella. Al poco tiempo, los dos entrarán en conflito con un tercero y, muy pronto, toda tu vida será parloteo y contradicción. Cuando te des cuenta de que lo que haces a otro te lo haces a ti mismo, habrás entendido la Gran Verdad.

Escoge alimentos, vestido y techo de acuerdo con la naturaleza. Haz que tu trabajo y tu ocio sea la misma cosa. Realiza ejercicios que desarrollen todo tu ser, no sólo tu cuerpo. Trata de que la música que escuches conecte las tres esferas de tu ser.

Si tu disponibilidad de dar felicidad es limitada, tu disponibilidad de recibirla también lo será.

Sólo cuando se sabe que el amanecer llegará se puede descansar tranquilamente por la noche.

Todo momento es frágil. Por hermoso que hayan sido los momentos del pasado, no pueden conservarse;por gozosos que sean los momentos del presente, no pueden guardarse; por deseable que sean los momentos del futuro, no pueden atraparse.

La mente, en su empeño por detener el río en un lugar, deja pasar por alto la simple verdad del momento.

¡Ama la vida!

No tienes que esconderte en retiros espirituales.

Puedes ser un bondadoso eremita contemplativo justo aquí,en medio del ajetreo del cotidiano vivir.

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi

Nota: La fotografía de esta presentación es de Rarindra Prakarsa, una fotógrafa de Jakarta con una galería inpresionante, no tanto por las tomas, sino por la edición.
La música es de Bruno Coulais en el film Himalaya.

Deja tu comentario