El Deseo De Aprobación De Los Demás

El Deseo De Aprobación De Los Demás

A veces perdemos mucho tiempo esforzándonos para lograr la aprobación de los demás: amigos, amor de los padres, marido o mujer, hijos, jefe…

Si el deseo desaprobación externa se ha convertido en una verdadera necesidad en tu vida, quiere decir que tienes mucho que hacer en pro de ti mismo.

Podemos empezar entendiendo que la búsqueda de la aprobación externa es un deseo más que una necesidad.

¿A quién no le gusta que lo aplaudan, que lo alaben, que le hagan cumplidos?

Todos nos sentimos bien, excelentemente bien, cuando nos brindan caricias positivas, cuando nos acarician mentalmente.

¿Quién quiere renunciar a esto?

Lo bueno es que no es necesario renunciar a ello, pues la aprobación externa no es un mal en sí misma.

La búsqueda de la aprobación se convierte en algo negativo para nuestro desarrollo cuando se convierte en una necesidad en vez de un deseo.

Si solo deseamos la aprobación es porque nos sentimos felices con la aceptación y el apoyo de los demás

Pero si la necesitamos podemos derrumbarnos y deprimirnos si no la conseguimos.

Necesitamos el apoyo externo para funcionar y si el tercero te desaprueba, te inmoviliza, aunque sea levemente.

Ustedes que están buscando su desarrollo personal, espiritual y que tratan de estar cada día mejor, deben erradicar y deshacerse de la necesidad de la aprobación de los demás sino se exponen a:

1)   Sobrellevar muchas miserias y frustraciones en la vida

2)   Y a incorporar una imagen de persona inexistente, una imagen de una persona que no eres tú.

Recordemos que es imposible vivir en este mundo sin provocar la desaprobación de la gente, y a veces una desaprobación grave.

Hay personas que deambulan por sus círculos sociales sin tener opiniones propias, pues su necesidad de halago es tan fuerte, que constantemente están cambiando de posición, a fin de agradarles a los demás.

Esa persona no existe, solo existen las reacciones frente a los demás, que no solo determinan lo que esa persona siente, sino también lo que piensa y dice. Esa persona es lo que los demás quieren que sea.

Cuando la búsqueda de apoyo es una necesidad, las posibilidades de encontrar gente que te trate con franqueza son escasas, ya que emites señales de que necesitas ser alabado constantemente.

Tú tampoco puedes declarar con confianza lo que piensas, y en cualquier momento de tu vida estás listo para sacrificar tu verdadera personalidad y tus predilecciones.

La necesidad de aprobación se fundamente en una sola suposición:

NO CONFIÓ EN MI MISMO

NECESITO CONFIRMAR TODO CON TERCERAS PERSONAS

Nuestro ambiente cultural tiende a reforzar esta clase de comportamientos

El pensamiento independiente es anti convencional, y enemigo de las mismas instituciones que constituyen el baluarte de la sociedad

Cualquier paso dado en la dirección de la independencia, y a la busqueda de la aprobación propia, es un paso que nos aleja del control de los demás

Como resultado estas actitudes tan sanas son calificadas de egoístas, desconsideradas, indiferentes y así por el estilo, dentro del esfuerzo por mantenernos en una situación de dependencia

Para comprender este cirulo vicioso de manipulación pensemos en la profusión de mensajes culturales de búsqueda de aprobación que empezamos a dirigirnos cuando éramos pequeños, y con los que siguen bombardeándonos hoy en día.

¿Dónde puedo jugar? Hazlo en tu habitación, pero tienes que ordenar primero toda la ropa y luego los juguetes, etc.

¿Qué me pongo? Puedes ponerte lo que quieras. ¿Qué te parece esto mamá? No mi amor, las rayas y los lunares no combinan. Anda a cambiarte y ponte la blusa rosa y lila

Una semana después ¿Mamá que me pongo? Ya te lo he dicho, ponte lo que tú quieras… ¿Por qué me preguntas cada vez?

Debemos saber que por lo menos la mitad de las personas que componen nuestro mundo, va a estar en desacuerdo con al menos la mitad de las cosas que digamos o hagamos.

Y si esto es correcto, siempre tendrás un 50% de posibilidades de incurrir en algún tipo de repulsa o desaprobación, cada vez que expresas tu opinión.

Con este conocimiento, puedes empezar a enfocar de otra manera las actitudes críticas de las demás personas.

Cuando alguno no está de acuerdo con algo que tú dices, en vez de sentirte herido, piensa en que te has encontrado con una de las personas que forman el 50 % que no estará de acuerdo contigo.

Debes saber que digas lo que digas, o pienses en lo que pienses, o hagas lo que hagas, SIEMPRE habrá alguien que no esté de acuerdo contigo, y esta es la mejor forma de salir de la depresión por la no aprobación.

Cuando seas consciente de la posibilidad de la crítica y la esperes, y no te sientas inclinado a ofenderte por ello, dejarás de considerar que el rechazo de un pensamiento o sentimiento tuyo, implica el rechazo a toda tu persona.

No puedes evita la desaprobación de la gente por más que lo intentes.

Por cada opinión que tengas siempre habrá alguien que tenga una opinión exactamente opuesta a la tuya.

Fracis Carpetener cuenta que Lincoln dijo una vez en La Casa Blanca hablando con él:

“Si yo fuera a leer, incluso a contestar todos los ataques que me dirigen, tendría que cerrar esta tienda para ocuparme únicamente de ese negocio.

Yo actuó lo mejor que puedo y mejor me parece, y pienso seguir haciéndolo hasta el final.

Si al final el resultado es bueno, lo que se diga en contra de mi no tendrá ninguna importancia.

Pero si al final el resultado es malo, y aunque diez ángeles jurasen que yo tenía razón, no habría ninguna diferencia, ¡Igual estaría mal!

Con mis mejores deseos
Dr. Roberto A. Bonomi